Despues de un siniestro con el coche

0
50

Enfrentar un siniestro no es nada fácil, por muy leve que haya sido siempre es lamentable. Y si produjo consecuencias graves, seguramente será difícil de supera, pero hay que hacer lo que esté al alcance para que no todo esté perdido. Especialmente cuando el vehículo haya quedado prácticamente inservible.

Lo primero es la salud, en eso debemos estar todos de acuerdo. Quienes hayan resultado afectados física o psíquicamente deben ser vistos por los especialistas que correspondan, para recibir oportunamente el tratamiento que aplique. Hay un hecho curioso en torno a esa situación post accidente, y es que suele ocurrir que el chofer expresa no sentir ninguna molestia, pero después resulta que es uno de los más afectados.

En función de lo anterior, independientemente de que se sienta o no una afección, todos los involucrados directamente en el impacto deben ser visto por un médico y después de los exámenes y análisis pertinente, es que se sabrá con precisión la condición de los mismos. Cada uno tendrá que acatar las instrucciones médicas, para mitigar los efectos negativos.

Si hubo una implicación legal, también hay que enfrentarla y asumir la responsabilidad en caso de tenerla. No obstante, esto no hay que abordarlo solo, es apropiado buscar la orientación de un abogado especializado en ese tipo de asuntos. Ya nos hará saber los pasos a seguir para encarar lo que realmente aplique por ser el causante, o recibir la indemnización justa si hemos sido la víctima.

Y qué se hace con el coche?

De acuerdo a la gravedad de los daños y a la disponibilidad económica que se tenga, se puede reparar, buscando piezas en desguaces confiables, en donde distribuyen repuestos de calidad a precios mucho más económicos que adquirirlos nuevos.

Pero si no es factible la reparación, bien sea porque haya quedado muy mal o porque su arreglo supere nuestras posibilidades o por temor a quedar con un coche que al cabo de poco tiempo saque a relucir más inconvenientes a raíz de ese golpe, entonces la solución puede estar en  vender el vehículo en un desguace.

En Internet hay muchos, pero en la siguiente web se especializan en ello: www.cochesparadesguace.com. En ese sitio hacen muy buenas tasaciones, así que recuperará mucho más de lo que cree. Otra ventaja de comercializar con esos expertos, es que ellos se encargan de los respectivos trámites para dar la baja, lo que, sin duda, representa un quebradero de cabeza menos.